Canción de siempre

Fecha: 10 de octubre de 2003
Parte 1
Cuando la vida transcurría sin correr,
día tras día, los cuadernos que estudiaba,
el patio lleno de esperanzas y de fe,
sin darme cuenta, de las aulas me alejaba.

Entonces vi a mi colegio como un tren,
unos subiendo, otros bajando, en la estación,
los conductores son viajeros que también
bajan un día y ya no vuelven, ya no vuelven a subir.

Y regresé por la misma dirección
que unas flores me enseñaron,
y regresé con la misma orientación
y unas estrellas vi sobre mí,
me alumbraron el retorno
a la verdad y a la amistad,
me alumbraron el retorno
a la verdad y a la amistad.

Parte 2

Cuando la vida transcurría sin correr,
día tras día, los cuadernos que estudiaba,
el patio lleno de esperanzas y de fe,
sin darme cuenta, de las aulas me alejaba.

Cuando bajamos todos por última vez
vimos que el mundo se abrió frente a nosotros.
Nos olvidamos de la mesa, y el saber
se hizo pequeño como el tren que nos llevara alguna vez.

Y regresé …

Parte 3

En la aventura cotidiana de existir
se oye la voz de los que nos adelantaron
como campanas que no cesan de bullir,
como luciérnagas que alumbran nuestro paso.

Sé que las flores nunca dejan de existir,
que aun inertes van a dar nueva semilla,
que las estrellas siguen proyectando luz
después de millones de años de extinguidas, dan su luz.

Y regresé …

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s